Bots sin IA

Frase inentendible emulando lo que el personaje publicó en el relato

 

Un ojo se le salió por completo, luego el otro. Rodaron calle abajo.

Las orejas se le achicharraron y la piel se descamó completa volando desordenada según soplaba el viento. Su lengua se bifurcó y cada bifurcación también. Hilos desabridos se le retorcían en las fauces. Su nariz se selló quedando como una protuberancia que jugaba de adorno, quizás de techo para la boca los días de tormenta.
Corrió atolondrado, chocándose todo. No sabía que a varios más les sucedía lo mismo. Ninguno sabía. Y en simultáneo, internamente, se lamentaban por no poder estar compartiendo sus estados. No sentirían las caricias de los likes por el momento.
A puros gruñidos guturales, ayudado por el asistente de voz, creyó haber logrado la hazaña del día: Un post motivacional sobre superación personal.

“Zse fliz smprre, l dmns numprta nnda. Rrrie amms juicña. Zizek pude.”

¿Con que sentido había hecho eso?
No lo sabremos nunca, pero aparentemente con ninguno.

 

.